Expatme - Full Relocation Support

Your professional expat support for Latin America

Dont drive in Mexico City! (unless you absolutely have to...)

I have never been a fan of cars but it got worse since I moved to Mexico City. You start to hate them when you hear engine sounds, honking and tires squealing, starting from early in the morning until late in the night. And when thousands of them hit the streets as if they owned them, many with a high disregard for the bicycle lane or the people walking by, it does not really help your mixed feelings about cars.

Me, on the other hand, I am usually at the metro station “La Raza” at 8:30 to start my journey to the office. I am in one of the busiest stations in México City since two lines are found here (Line 3 and 5) and both, the metro and the metrobus merge here too.

Before entering the station, the informal food vendors and their customers foreshadow the feeling of crowdedness and movement inside “La Raza”. I go down the stairs with people from all walks of life. Some are going to work, some others to school and others just to start their daily errands.

I am about to enter, when I realize that I forgot my metro card, which costs 10 pesos. I see the long line at the ticket booth but I don’t have another option. I stand there and look for the 5 pesos I will have to pay, which a year ago would have been 3 pesos before the government raised the cost. It is finally my turn and I give my 5 pesos to a not-so-happy-to-sell-me-a-ticket woman (they ticket sellers are usually women) and I am off to look for the lane going towards “Universidad”.

A sign showing where the exclusive area for women and children begins.

A sign showing where the exclusive area for women and children begins.

After walking a little bit to the center of the platform, it starts to be warmer. I look for the womens’ section of the platform. There is a clock stuck at “6:12”, even though it is fifteen to nine. I am now at the right place. Finally, the metro arrives. The ones getting into the metro barely wait for the ones getting out of it to make it. There is pushing, people stressed out to get to work in silence. It is crowded and it is even warmer now. The air condition doesn’t work.

At the next station, a man gets into wagon, caring little that it is the womens’ section. He is carrying a stereo in his back playing latin rock music through a CD player. He shouts  “Get it for 10 pesos, a DVD with the 15 best hits of latin rock music”. Peddlers are usual at the metro, shouting their selling pitches, which weirdly have the same voice inflections, no matter from which peddler they come from. They sell a variety of things from candy, cooking books, toys or as in this case, CD’s.

 

The metro sometimes makes abrupt stops and I am lucky that I am tall and I can hold on to the wagons’ ceiling, if I am not close to the holders.  I arrive to “Balderas”, where I have to make a change to the pink line towards “Observatorio”. Here is where patience is a virtue. It is still very crowded and walking can get slow.

I wait on the platform, who knows how much time it is going to take for the metro to get here.

The only predictable thing is its own unpredictibleness. Eventually, it arrives. Same old and the key words are: Crowdedness, warmth and silence. I arrive to Insurgentes, you are welcomed to the station with murals depicting the French Metro and the London Underground including travellers , poets , artists etc from those countries.

I am surrounded by people dressed in work clothes since many offices are close by. The outside of the station is shaped like a big circle and you take stairs to the main ground, where the Metrobus lanes are. I realize again that I forgot my card, but now, I don’t have the option to buy a ticket. Here, I can only use a card. So, I buy another one in the machines, just in front of the entry turnstiles.

It has been almost an hour since I left from “La Raza”, when the big red Metrobus arrives. I am still three Metrobus stations away from the office. I hardly can get into the bus, when the doors loudly close. I can now see from the windows, the stranded people in the traffic jam, which are passed by the Metrobus since it has its’ own lane. The commute is far from ideal but still, I am thankful about the options in such a big, complicated city.

   Mexico City Metro Map - Try to find my way to work?

Want to download Mexico City's Metro Bus Brochure?

Want to download Mexico City's Metro Bus Brochure?

Expatme Experiences - Coworking Spaces in Mexico

Welcome back to our newest addition to our Expatme Experience Series! This time we have a very interesting interview with Carlos Espinoza, Founder of "El 3er Espacio", a coworking space in Mexico City. We know of lots of self employed expats out in the world and have ourselves experienced one problem over and over again. Where should you work from when you live abroad? Your apartment has terrible internet connection? You get disturbed by neighbors, roommates or simply don’t have enough space? Coworking spaces might be the just the right solution here! Additionally you get the chance to meet locals who are in a similar situation like yourself and might even help you overcome bureocratic hurdles in a foreign country.

We have interviewed Carlos in Spanish, hence the interview is in Spanish too, if you want to get a transcript in English please let us know and we will send you one! Enjoy reading!


Expatme quiere presentar la posibilidad de trabajar en un espacio de coworking  a freelancers, emprendedores y start ups que vienen a México. Este es un modelo de uso compartido de un espacio físico y de servicios tales como internet y teléfono hasta el café y la cocina.  Los espacios de coworking además de reducir los gastos de mantener una oficina, ofrecen un lugar donde se pueden intercambiar ideas, ampliar sus conocimientos sobre el sector en el que trabajan y sobre la cultura mexicana y a su vez, hacer crecer su red de contactos profesionales.

En México, este modelo llegó a la ciudad de Monterrey en 2010 y también se mudó a la Ciudad de México. Con apenas tres años en México, en el país, ya se cuenta con 30 espacios de coworking y a la fecha, cubren 13 ciudades.

¡Hola Carlos y mucho gusto en conocerte! ¿Qué los inspiró a desarrollar "El 3er Espacio"?

David, uno de los socios fundadores, estaba en un máster en emprendimiento e innovación en Melbourne, en donde buscaba desarrollar sus actividades en algún lugar que no fuera la biblioteca de la universidad pues ya pasaba muchas horas ahí. Quería cambiar su entorno y la casa no era ideal.

Al mismo tiempo, yo tenia un proyecto de ONG que necesitaba oficina y no tenía éxito encontrando algo costeable. Pensó en que debía existir algo en el medio y dio en la web con el concepto de coworking, el cual pudo conocer físicamente en Melbourne.

¿Cuál es el enfoque que distingue a "El 3er Espacio" de otros espacios de coworking?

Es un enfoque purista sobre el coworking. No es forzado ni trae toda la mecánica de una aceleradora o incubadora, donde tienes que seguir una metodología para poder permanecer en el espacio. Se fomenta una colaboración muy orgánica que surge durante la convivencia e incentivamos el intercambio de contactos y el crecimiento de los proyectos al ritmo de la gente. No es un espacio lleno de eventos que interrumpen las actividades o que te distraen. Realmente cada quien toma su ritmo de trabajo. Es multidisciplinario por lo que hay profesiones de todo tipo, lo cual vuelve más interesante la convivencia.

¿Cuentan con expatriados como miembros de su comunidad?

Muchos de Francia, Inglaterra, España, Australia, Uruguay. En su momento, hemos tenido gente de EEUU, Alemania, Chile, Portugal, Suiza, Italia y Holanda.  Son gente en su mayoría de TI o con proyectos en Web como online stores o básicamente algún servicio que se ofrece en Web como diseño, programación y desarrollo de software.

¿En tu opiniÓn, poR qué un expatriado debería venir a "El 3er Espacio" para trabajar? ¿QuÉ ofrecen a los expatriados?

Ofrecemos una integración muy orgánica y rápida a la localidad. Se pueden establecer contactos muy útiles de primera mano que les evitan rebotar de lado en lado en búsqueda de algo como un proveedor o contacto profesional.

Los mexicanos tienden a no aceptar trabajar con ellos ya que no les ven mucha formalidad cuando los citan a trabajar en cafés.

Sin duda, ampliar el círculo de conocidos y formar nuevos vínculos fuertes basados en confianza ya que toda la filosofía del coworking en general está basada en la confianza.

En la experiencia que hemos tenido con expatriados, los mexicanos tienden a no aceptar trabajar con ellos ya que no les ven mucha formalidad cuando los citan a trabajar en cafés o que hagan home office. El espacio les permite estar con ellos en el día a día y generar una rutina productiva. Les provee además de esparcimiento, usualmente la comunidad se integra de forma tal que comienzan a tener actividades fuera de los horarios y en fines de semana lo que mejora la experiencia de haber dejado su país.

¿Crees que hay diferencias culturales entre el Coworking en México y otros lugares del mundo?

Muchas. Hemos viajado y tenemos vínculos con espacios en Francia, España, Alemania, Hungría, Austria y Estados Unidos y los contrastes son varios. En Europa, se ve el freelancing o emprendimiento como una forma de vida, lejos de los corporativos, más libre y sin menos estrés. En Estados Unidos, se ve como una forma de hacerse rico rápido, tener un buen proyecto, buscar inversionista y despegar.

A los expatriados les cuesta trabajo adaptarse a la forma de trabajar del mexicano, horarios y modos de hacer negocios. Sobre todo dificultades de comunicación (oral y escrita).

Según tu experiencia. ¿Qué son las dificultades que un expatriado encuentra?

Primero, definitiviamente la estancia legal, muchos vienen y como turistas empiezan a tener actividades productivas o algunos experimentos para probar pero al final, el trámite es inevitable. La tramitología de todo lo que involucra ya que los despachos legales cuando ven que son extranjeros tienden a querer cobrar precios muy elevados.

Muchos vienen y como turistas empiezan a tener actividades productivas o algunos experimentos.

En segundo lugar, la vivienda. Es un tema ya que muchos caen en alguna opción muy cara de inicio y que los caseros no siempre quieren rentar por desconfianza pero es algo que con consejos de los contactos nacionales resuelven en poco tiempo.

¿Qué es lo más atractivo para un expatriado trabajando en un espacio de coworking?

La comunidad. Valoran mucho no estar aislados y conocer nuevas personas que puedan ayudarles en lo profesional ya que nadie viene al espacio de vacaciones. Usualmente vienen porque tiene un proyecto. Se vuelve una fórmula de hacer negocios más rápido, conocer a gente incluso de su país y compartir experiencias.

¿Cuál es tu sugerencia #1 para un expatriado, trabajando como freelancer o con un startup en México?

Separar espacios (la casa de la oficina). Esto por salud mental, para tener una vida sana que los haga sentirse cómodos con haberse ido de su país y generar una rutina de trabajo; que en la experiencia que hemos visto, 6 meses son ideales para empezar a tener resultados que puedan servir para tener proyecciones más certeras sobre la evolución de la idea de negocio; quien muestra intermitencia en esos 6 meses, difícilmente llega al año completado con buenos resultados porque la pérdida de tiempo tiene una evolución geométrica en la que perder dos semanas se vuelve un mes perdido en algún paso futuro y después en 3 o 4 meses en algún otro paso del negocio.

 

¡Muchas Gracias, Carlos! Si quieren saber mas de "El 3er Espacio" pueden encontrar mas información aqui en su página web!

Expatme Experiences - Interview Cécile

Hello everybody!

Today we want to share some interesting insights from the (almost) southernmost tip of Latin America, Santiago de Chile. Cécile talks about her great appreciation for the country, its people and its culture. The interview is in spanish, an english translation will soon be added as well! We have split it into two parts, so here comes Part 1!